viernes, 14 de marzo de 2014

LABORATORIO EXPLORA BUTOH

Foto: Silvana Girbés







PROYECTO: LABORATORIO EXPLORA BUTOH

 Durante más de 20 años, estuve orientada en la búsqueda espiritual, explorando y vivenciando diferentes caminos, todo estaba enfocado a la trascendencia, a la liberación del sufrimiento, al despertar de la conciencia, a la Unidad con el Todo y con Todos. También exploré trabajos corporales conectados con estás tradiciones, como Qi qong, Yoga, Hadra sufí, danza trance en chamanismo, etc.

 Tenía una gran desconexión de mi cuerpo, de la Tierra, lo sagrado era celeste y lo mundano terrestre, esta dicotomía y dualidad no me hacía sentir plena , ni feliz ,ni enraizada, ni siquiera me sentía de este mundo, ni me identificaba con nada en la tierra, en fin un buen descuadre, la REALIDAD que tanto buscaba, se me negaba, la vivía en mi mundo interno, pero al relacionarme con lo exterior sufría, siempre huyendo del sufrimiento y el sufrimiento me atrapaba, como la máxima zen “Piensa en todo lo que quieras, menos en un caballo blanco", y la mente ya no podía dejar de pensar en él.

En mi búsqueda, la belleza, el amor, la hermandad ,la bondad, la naturaleza, la verdad, la creatividad, la libertad….todo hermoso brillante, elevado, sublime, sutil.

 La oscuridad era negada, rechazada, el sufrimiento no aceptado generando fustración, todo el lado duro de la vida ocultado y la capacidad de afrontar e integrar las dificultades y problemas muy desdibujada. Aquí entra el Butoh en mi vida y lo descubro como el proceso de psicología jungiana de integrar la sombra. 

Descubrir el butoh me puso boca abajo, descubrí algo muy novedoso , extraño, revulsivo, denso, pesado, oscuro, terrestre, orgánico, natural, con su inmensa gravedad, profundo, misterioso, conectado con el cuerpo como receptor de todos los estímulos externos y procesándolos hacía dentro con las emociones, sentimientos, pensamientos, todo ello expresado desde la densidad de la gravedad terrestre.

Encontrarse con una representación de butoh , tanto en directo como en video,  produce un shock en el espectador, inquieta y lo introduce en otro mundo, eso mundo negado y rechazado por la mayoría, pero que resuena en todas las almas por similitud ,aún negada todos la reconocemos dentro de nosotros mismos. Con esa grandiosa expresividad relentizada, teatral y mímica, de-construyendo la danza kabuki y las danzas tradicionales japonesas, Butoh rompe con las formas tradicionales.

 “Al distinto abanico de técnicas de danza creadas en 1950 por Kazuo Ohno y Tatsumi Hijikata, que conmovidos por los fatídicos bombardeos atómicos sobre Hiroshima y Nagasaki, comienzan con la búsqueda de un nuevo cuerpo, el cuerpo de la postguerra”, también vemos como en occidente Mary Wigmar se acercó al butoh mucho antes de que naciera Butoh, en el movimiento expresionista de principios de siglo. 

Como está conectado con el cuerpo, con la tierra, con lo perecedero, la naturaleza y la vida, no es solo oscuridad, si no que tiene los cambios de nacimiento, muerte y renacimiento, alegría y tristeza, la realidad cambiante dual , el ying-yang está presente, muy cerca del taoísmo y del sintoísmo, pero no se pierde en técnicas de evasión, en búsqueda del nirvana, como respondía Yuko Kominami, cuando le preguntaban si era como una meditación en movimiento ( en Palma de Mallorca, después del performance, en el Centro Cultural de Andratx). ” No es meditación, la meditación es para conseguir el Nirvana, el butoh es para estar en la totalidad de la vida, cuerpo, mente, alma, todo integrado y completo”

. La naturaleza tiene muchos aspectos a explorar y todas ellas son pautas para la búsqueda del movimiento, para construir una historia, me interesa mucho la parte de improvisación que incorpora, aunque haya un hilo conductor, hay un espacio de libertad en la expresión, cada cuerpo, mente y alma se expresa con su idiosincrasia personal y esto nos permite trabajar la parte individual que es importante en la auto-exploración. 

 La Danza Butoh al introducirse en occidente, también se fusiona y con-fluye con otros estilos que se le van integrando, aquí como en todos los ámbitos están los puristas que defienden la tradición que curiosamente , ellos rompieron y están los exploradores infinitos, donde me gusta situarme. Hay un encuentro chamánico y sanador, al entrar en esas partes ocultas de nuestro ser lleva implícito su propio exorcismo, el arte como terapia curativa.

Sirioserona

 LABORATORIO EXPLORA BUTOH