viernes, 27 de mayo de 2011

Somos lo que somos, cuando nadie nos ve





Jung designó cómo " Sombra" a todos los aspectos ocultos o 
inconscientes de uno mismo, tanto positivos cómo negativos, 
que el ego ha reprimido o nunca ha reconocido, incluyéndola 
dentro de uno de los cuatro arquetipos principales del inconsciente. 
"La sombra representa cualidades y atributos desconocidos o 
poco conocidos del ego tanto individuales (incluso conscientes) 
cómo colectivos. Cuando queremos ver nuestra propia sombras
nos damos cuenta (muchas veces con vergüenza) de cualidades 
e impulsos que negamos en nosotros mismos, pero que puedo 
ver claramente en otras personas." C.G.Jung. 


la Sombra es algo que realmente nos inquieta e incomoda a todos, 
algo que queremos ocultar de los demas como si no existiera, 
siempre mostramos nuestra mejor sonrisa y nuestro mejor lado, 
sobre todo cuando queremos impresionar a alguien o gustar.
Pero la realidad es que somos luces y sombras y que debemos 
empezar por aceptar nuestros dos aspectos para poder integrarlos 
en nuestro Ser y solo desde la aceptación y la integración puede 
venir la tan ansiada transformación y evolución. Hace poco he visto 
una pelicula para jovenes que se llama "La leyenda de Terramar" 
y en ella se trata el tema de la sombra en un cuento de magos y druidas.
"La confrontación de la conciencia con su sombra es una necesidad . 
Vale la pena pasar por este proceso de llegar a un acuerdo con 
"El Otro" que hay en nosotros, por que así logramos conocer aspectos 
de nuestra naturaleza que no aceptaríamos, que nadie nos mostrará, y que nosotros mismos jamás admitiríamos."C.G. Jung.
Si bien está claro lo fundamental y necesario que es asimilar la 
sombra, lamentablemente no existe ninguna técnica que sea 
generalmente eficaz para todos y para todas las situaciones, 
por lo que siempre será una cuestión de responsabilidad, 
descubrimiento y resolución individual. Algunos pasos básicos 
que pueden guiar a cualquier persona son:
I. Se debe aceptar y tomar seriamente la existencia de la sombra.

II. Hay que percatarse de sus cualidades e intenciones. Esto se
hace prestando mucha atención a los estados de ánimo, fantasías 
e impulsos.

III. Es inevitable pasar por un largo proceso de negociación, 
es decir por llegar a un acuerdo entre lo que la sociedad espera 
de nosotros, lo que nuestras tendencias inconscientes necesitan 
y lo que nuestra persona o "yo" consciente espera y desea.


Un dicho sufi dice: "Somos lo que somos cuando nadie nos ve"
HYR